Saltar al contenido

Alcohol

consumo de alcohol excesivo

Las bebidas alcohólicas contienen básicamente alcohol, agua, y dependiendo del tipo de bebida una cantidad de vitaminas y minerales variable

El organismo del ser humano no puede almacenar alcohol ni eliminarlo por la orina, el sudor o la respiración, salvo en muy pequeñas cantidades. Lo que significa que nuestro organismo se ve obligado a metabolizarlo o a transformarlo en elementos más simples para poder eliminarlo.

¿Dónde y cómo se metaboliza el alcohol?

El alcohol se metaboliza a través de la oxidación y alrededor del 90% es absorbido por el hígado que lo transforma en agua. Una vez en el hígado, el alcohol no es útil para el organismo y ocupa el lugar de una parte de las grasas y de los hidratos de carbono que no se han metabolizado. El 10% restante del alcohol es eliminado directamente, sin transformación, por la respiración y la orina. Por este motivo se han desarrollado métodos que hacen posible su detección por el aire y calcular de una manera bastante efectiva los niveles de alcoholemia.

¿Qué efectos nocivos tiene el alcohol sobre nuestro organismo?

Un consumo de alcohol prolongado puede tener efectos negativos sobre nuestra salud y causar enfermedades crónicas como presión arterial alta, enfermedades cardíacas, accidentes cerebrovasculares, trastornos del hígado y problemas digestivos, cáncer de mama, boca, laringe, esófago, hígado, colon y recto, problemas neuromusculares y mentales, y dependencia a esta sustancia.

En el caso de los deportistas es necesario citar que el alcohol es un agente vasodilatador y aumenta la corriente sanguínea: aumenta la cantidad del riego sanguíneo que provoca una pérdida de calor que hace disminuir la temperatura corporal, lo que puede resultar peligroso para personas que practican deporte en exteriores con temperaturas bajas. Además, la ingesta de alcohol disminuye la capacidad para el esfuerzo intenso a causa de la congestión vascular y disminuye de una manera notable los reflejos.

¿El alcohol engorda?

Como hemos citado anteriormente el alcohol interrumpe la oxidación de las grasas y de los carbohidratos y éstos se almacenan en lugar de ser utilizados como fuente de energía. Además, el alcohol contiene 7 kilocalorías por gramo y es rico en azúcares. Por otra parte, el consumo de alcohol suele ir acompañado de comidas calóricas, por lo que aumentamos la ingesta de grasas e hidratos de carbono. Evidentemente si bebemos alcohol y no picamos comida en exceso no engordaremos tanto.

¿Qué bebidas alcohólicas contienen menos calorías?

Es un hecho que el consumo excesivo de alcohol es perjudicial para la salud y además engorda. Pero una gran parte de la población consume alcohol únicamente de manera ocasional. Por este motivo es interesante saber qué tipo de bebidas alcohólicas son las que menos calorías contienen.

La sidra contiene aproximadamente 42 kilocalorías por cada 100ml y además conserva las vitaminas y los minerales de la manzana, fruta con la que está elaborada esta bebida.

La cerveza contiene aproximadamente unas 45 kilocalorías (según el tipo de cerveza) por cada 100ml. La cerveza está hecha a base de agua, malta, lúpulo y levadura y su consumo moderado aporta antioxidantes que provienen de la cebada y el lúpulo, proteínas, vitamina B, hierro, calcio, fosfatos e incluso fibra.

Los vinos contienen entre aproximadamente entre 65 y 120 kilocalorías dependiendo de si es vino tinto, rosado o blanco (el más calórico). El consumo moderado de vino proporciona beneficios como el aporte de antioxidantes, vitaminas, minerales como el zinc o el hierro, y oligoelementos esenciales.

¿Qué bebidas alcohólicas contienen más calorías?

Las bebidas alcohólicas que más calorías contienen son aquellas que pasan por procesos de destilación como el vodka, el whisky, la ginebra o el ron. Como hemos citado el alcohol contiene 7 kilocalorías por gramo. En las bebidas fermentadas como la cerveza o el vino la graduación de alcohol va aproximadamente del 5 al 15%. En bebidas destiladas la graduación del alcohol es mucho mayor y la proporción aumenta hasta llegar al 45% o incluso más. Por lo tanto, a más graduación más calorías. Además, este tipo de bebidas destiladas suelen ir acompañadas de refrescos altamente azucarados por lo que el número de kilocalorías consumidas se dispara notablemente.

Consecuencias nocivas del consumo excesivo de alcohol

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) unas 3,3 millones de muertes están relacionadas directamente con el consumo excesivo de alcohol. El alcohol crea una dependencia muy elevada y provoca enfermedades graves.