Saltar al contenido

Obesidad

Obesidad

La obesidad es en definición una acumulación excesiva de grasa y se debe en la mayoría de los casos a un exceso en la ingesta de alimentos con relación a las necesidades del organismo de cada cuerpo. Recordemos que cada cuerpo y cada organismo tiene unas necesidades y unas características diferentes. En una gran parte de la población mundial la obesidad ha alcanzado niveles de epidemia.  

Es curiosos como un gran número de personas obesas piensan o afirman que comen poco. Cada caso es diferente y existen enfermedades directamente relacionadas con el sobrepeso, aunque en un gran porcentaje las personas obesas ingieren más cantidad de alimentos de lo que necesitan. Por otra parte están aquellos obesos que ciertamente comen poco o muy poco, y es que no por comer menos se adelgaza. En algunos casos la poca ingesta calórica hace que nuestro cuerpo esté en modo de alerta y almacene todo lo que ingiere. El motivo es que nuestro organismo detecta que se le está aportando muy poca cantidad de nutrientes y automáticamente guarda todos aquellos que ingiere porque no sabe cuando volverá a recibir la alimentación necesaria para el cuerpo. Comer varias veces al día ayuda a perder peso al acelerarse nuestro metabolismo y el hecho de tener una ingesta regular de nutrientes que hace que nuestro cuerpo almacene la cantidad necesaria para cubrir las necesidades diarias, no acumulando de esta manera tejido adiposo o glucógeno innecesario.

Causas o consecuencias de la obesidad

La obesidad puede ser causada por enfermedades metabólicas como la diabetes tipo 2 o enfermedades del hígado entre algunas otras más, pero uno de los factores que mayormente provoca sobrepeso es la ansiedad producida sobre todo por el consumo elevado de carbohidratos simples como los dulces repletos de azúcares refinados. Otro de los factores que puede detonar el aumento de tejido adiposo acumulado es la edad, el sexo, pero sobre todo una disminución de la actividad física o incluso la nula práctica de ejercicio físico.

¿Cómo medir el nivel de obesidad?

El Índice de Masa Corporal o IMC se ha convertida en la medida estandarizada para calcular los diferentes niveles de obesidad. Para calcular el IMC es necesario conocer la altura y el peso de cada persona. El cálculo del IMC es igual a peso corporal en kg multiplicado por la altura al cuadrado.

Como ejemplo pondremos el caso de un hombre que pesa 97,1kg y mide 1,75m

El cálculo del IMC de estar persona será: 97,1 / (1,75 X 1,75) = 97,1 / 3,063 = 31,7

El IMC de este individuo sería de 31,7 por lo que se encontraría en una obesidad de grado I.

Clasificación del sobrepeso y la obesidad según el IMC:

IMC < 18,5: delgadez

IMC entre 18,5 y 24,9: peso normal

IMC entre 25 y 29,9: Sobrepeso

IMC entre 30 y 34,9: Obesidad tipo I

IMC entre 35 y 39,9: Obesidad tipo II

IMC entre superior o igual a 40: obesidad tipo III u obesidad extrema

El cálculo del IMC puede ser no válido en personas muy musculadas ya que una persona que realiza entrenamiento de fuerza con un gran volumen de masa muscular estará por encima de su peso supuestamente ideal, gozando de igual manera de buena salud. Otro de los indicadores que se utiliza para medir la obesidad y sobre todo para medir el riesgo de padecer enfermedades como la diabetes tipo 2, hipertensión o enfermedades coronarias es el perímetro de la cintura de cada persona. Se considera peligroso un perímetro superior a 102cm en caso de los hombres y superior a 88cm en el caso de las mujeres.

El peso ideal para una persona que quiera gozar de buena salud y estar en buen estado físico, con una figura armoniosa y moderadamente musculada sería aproximadamente de 75kg para los hombres de 1m70 y de 61kg aproximadamente para las mujeres de 1m70.

¿Cómo prevenir la obesidad?

Como hemos citado anteriormente la obesidad se debe generalmente al exceso de ingestión de alimentos por lo que una alimentación sana y equilibrada, acompañada de una actividad física moderada sería suficiente para prevenir o combatir el sobrepeso. Todo plan de alimentación o de entrenamiento debería de ir asesorado por parte de profesionales del sector para garantizar un resultados fiables y saludables.