Saltar al contenido

Fasciculaciones Benignas y calambres musculares

calambres musculares causas

Los calambres musculares se manifiestan cuando el músculo se contrae de forma involuntaria y forzosa sin que pueda relajarse. Estos calambres pueden ser habituales en personas que sufren el Síndrome de Fasciculaciones Benignas y es posible que se produzcan en cualquier músculo del cuerpo. También pueden afectar a una parte o a todo un músculo, o incluso a varios músculos de un mismo grupo.

Los lugares más comunes para los calambres musculares son los muslos, las pantorrillas, los pies, las manos, los brazos y el abdomen. Puede ser más frecuente que estos calambres se produzcan en las pantorrillas. En esta zona se conocen como Caballos de Charley. El nombre se debe a que estos calambres sueles ser dolorosos y repentinos. En muchas ocasiones acostumbran a aparecer durante la noche, mientras dormimos, lo que hace que nos despertemos sobresaltados. Generalmente estos calambres son inofensivos y suelen durar unos pocos segundos. Periodos largos de ejercicio o trabajo físico, sobre todo en época de calor, pueden causar estos calambres musculares aunque puede no haber un motivo aparente en personas que sufren el Síndrome de Fasciculaciones Benignas.

¿Cómo se sienten los calambres musculares?

Los calambres musculares pueden tener una intensidad que va desde leves e incómodas sacudidas hasta una molestia importante o un dolor fuerte e intenso. El músculo espástico se siente más duro de lo normal al tacto y/o parece estar visualmente distorsionado. También puede sufrir espasmos musculares. Estos espasmos pueden durar unos segundos o alargarse durante minutos o más, y pueden reaparecer varias veces antes de desaparecer.

¿Qué se puede hacer para quitar los calambres?

No existe una píldora o medicamento que regule los calambres musculares al instante, por lo que lo mejor que se puede hacer es estirar el músculo afectado y masajear. Si es en la pierna, haz estiramientos, levántate y camina. Prueba a aplicarte hielo o calor, e incluso puedes darte un baño caliente o bien utilizar una almohadilla térmica.

¿Qué tan peligroso puede ser un calambre?

Los calambres musculares pueden producirse en todo momento y en todas las personas. Tanto si sufres el Síndrome de Fasciculaciones Benignas, como si eres una persona mayor, joven, sedentario o activo, es posible que sufras un calambre muscular. Estos calambres pueden aparecer al caminar, al sentarse, realizando cualquier ejercicio o mientras dormimos. Hay personas que son más propensas a padecer calambres musculares y los pueden sufrir regularmente con cualquier esfuerzo físico. Por lo general estos calambres no son peligrosos ni graves para nuestra salud pero sí que son molestos y pueden llegar a ser muy dolorosos. En cualquier caso si son muy recurrentes se aconseja siempre consultar con tu médico de confianza.

¿Qué frecuencia pueden tener los calambres musculares?

Los calambres musculares pueden ser habituales y pueden sucederle a cualquier persona ya que son muy comunes.

¿Cómo se diagnostican los calambres musculares?

El médico necesitará saber, a parte del historial médico, si estás tomando alguna medicación y los siguientes datos:

  • La magnitud del dolor.
  • Cuándo se presentan estos calambres musculares (por ejemplo, por la noche, después del ejercicio, etc.).
  • La duración de los calambres.
  • Qué tipo de sensación tienen los calambres musculares.
  • Cuándo comenzaron los calambres musculares.
  • Otros síntomas que experimentas

¿Cuál es la vitamina para los calambres?

Algunos expertos expertos y estudios afirman que un complejo diario de vitamina B12 puede ayudar a reducir los calambres musculares.

Calambres musculares síntomas

La mayor parte de los calambres musculares se producen en los músculos de las piernas, sobre todo en la pantorrilla. Además del dolor repentino y punzante, es posible que sientas o veas un bulto duro de tejido muscular bajo la piel.

¿Cuándo acudir al médico?

Los calambres musculares normalmente desaparecen por sí solos y rara vez son lo suficientemente intensos como para requerir atención médica. Sin embargo, consulta a tu médico si los calambres persisten y en el caso de que causen molestias graves como:

  • Hinchazón de las piernas, enrojecimiento o alteraciones de la piel
  • Debilidad muscular aguda
  • Los calambres musculares no disminuyen con los cuidados personales

Calambres musculares factores de riesgo

Los puntos que pueden incrementar el peligro de padecer calambres musculares son los siguientes:

La edad

Las personas mayores reducen la fuerza muscular, por lo que el músculo sobrante puede sobrecargarse más fácilmente.

La deshidratación

Los deportistas que se agotan y deshidratan mientras practican actividades deportivas en condiciones de temperatura cálida suelen sufrir calambres musculares.

Embarazo

También son frecuentes los calambres musculares a lo largo del embarazo.

Enfermedades

El paciente puede tener un mayor riesgo de sufrir calambres musculares si padece diabetes o algún trastorno nervioso, el Síndrome de Fasciculaciones Benignas, o tiene alguna patología relacionada con el hígado o la tiroides.

¿Qué se puede hacer para quitar los calambres?

Estas recomendaciones podrán ayudar a combatir los calambres musculares:

Evita la deshidratación.

Consume abundante cantidad de líquido cada día. La cantidad dependerá de la cantidad de comida ingerida, el sexo, el grado de actividad, el clima, el estado de salud, la edad y los fármacos tomados. Los líquidos ayudan a que los músculos se contraigan y se relajen y mantienen las células musculares hidratadas y con menos irritabilidad. Durante la actividad, es necesario reponer líquidos a intervalos regulares, y seguir bebiendo agua u otros líquidos después de finalizar el ejercicio físico.

Estirar los músculos

Estira antes y después de realizar ejercicio físico durante un periodo prolongado. Si sueles sufrir calambres en las piernas por la noche, haz estiramientos antes de irte a la cama. El ejercicio ligero, como por ejemplo montar en bicicleta estática unos minutos antes de acostarte, puede ayudar también a prevenir los calambres musculares durante el sueño.

Calambres musculares tratamiento

Por lo general, los calambres musculares se suelen tratar con medidas de autocuidado. Tu médico puede enseñarte ejercicios de estiramientos que te ayudarán a disminuir las consecuencias de los calambres musculares. Asegúrate de estar correctamente hidratado. En el caso de los calambres musculares sean frecuentes y alteren tu sueño, el médico te puede recetar un tratamiento para la relajación de los músculos.

Calambres musculares remedios domésticos

Si sufres calambres musculares las siguientes medidas pueden aliviarte:

Estirar y masajear

Estira el músculo acalambrado y comienza a frotar ligeramente con el fin de ayudarlo a que se relaje. Para un calambre en la pantorrilla, apoya tu peso en la pierna acalambrada y flexiona levemente la rodilla. Si no puedes ponerte de pie, permanece sentado en el suelo o en una silla con la pierna afectada extendida.

Trata de llevar la parte de arriba del pie del costado afectado en dirección a la cabeza al mismo tiempo que la pierna se mantiene en posición estirada. Esto también ayudará a reducir los calambres en la parte posterior del muslo (isquiotibiales). En el caso de un calambre en la parte frontal del muslo (cuádriceps), utiliza una silla para sostenerte y trata de tirar del pie del lado dañado hacia el glúteo.

Aplica calor o frío. Utiliza una toalla tibia o una almohadilla térmica sobre los músculos tensos o contraídos. También puede ser útil darse un baño caliente o aplicar el chorro de una ducha caliente sobre el músculo acalambrado. Otra alternativa es masajear el músculo con hielo para aliviar el dolor.

Pistola para calambres musculares

Las pistolas de masajes se han puesto muy de moda por sus excelentes resultados y también porque en la actualidad sus precios hacen que sean accesibles para todo el mundo, y es que hasta hace poco tiempo se trataba de un artículo exclusivo para deportistas de élite. Pero como decimos en la actualidad ya está al alcance de todos los bolsillos.

Pistola para calambres musculares beneficios

Una pistola de masaje muscular es un dispositivo electrónico que se utiliza con la mano y sirve para aliviar y dar más movilidad a los músculos de tu cuerpo.

Estas pistolas están fabricadas para favorecer las recuperaciones musculares y aumentar el rendimiento de cualquier grupo muscular. Además las pistolas para calambres musculares son capaces de deshacer nudos musculares, relajar los músculos de manera superficial y profunda, mejorar la circulación y el aumento del flujo sanguíneo y linfático, reparar los músculos afectados y acelerar el proceso de recuperación, reducir la fatiga muscular y aliviar el dolor, además de eliminar el estrés gracias a un alivio de la tensión muscular, y más en patologías y enfermedades dolorosas como la artritis y algunos casos del Síndrome de fasciculaciones Benignas.

Pistolas musculares más vendidas del 2022

Síndrome de Fasciculaciones Benignas
Fasciculaciones Benignas y ELA
Fasciculaciones Benignas Síntomas
Fasciculaciones Benignas ¿Cómo superarlo?
Fasciculaciones Benignas y deporte
Fasciculaciones Benignas y puntos calientes
Estrés, ansiedad y deporte